Tipos de Bicicletas eléctricas

La bicicleta eléctrica ha dejado de ser un elemento de élite para ser parte de nuestra vida, al punto de que ya no es raro ver este tipo de vehículos circulando por las calles de las principales ciudades del mundo, tanto sea como parte de un programa de oferta ciclística de la misma ciudad, como en manos los afortunados que ya poseen la suya propia.

Por ello y por lo prácticas y útiles que resultan, muchas personas están interesadas en adquirir una, pero al ser aún un producto novedoso se hacen muchas preguntas al respecto. En este post explicaremos cuáles son los tipos y los sub tipos de bicicletas eléctricas básicas.

Tipos de bicis eléctricas

Una bicicleta eléctrica es en realidad una bicicleta común a la que se la ha colocado un motor eléctrico que ayuda a que el avance del vehículo sea más fluido, sobre todo en cuestas, con viento en contra o en terrenos escarpados. La autonomía puede variar según las circunstancias, pero los máximos niveles están entre los 50 y 100 kilómetros.

Si el vehículo tiene un acelerador, estamos ante un ciclomotor eléctrico (se necesita tener un seguro para circular y un permiso de conducción) en cambio si funcionan por “pedaleo asistido”, son las bicicletas eléctricas propiamente dichas que tienen una potencia máxima de unos 250 W y cuando circulan con asistencia lo hacen por debajo de los 25 Km/h.

Bici eléctrica Primas 28001

El motor de los ciclomotores funciona de manera independiente al pedaleo, por lo que el arranque se hace más fácil, en cambio en las bicicletas eléctricas en cuanto se comienza a pelear, el motor se activa. Dentro de esta última categoría hay dos tipos de sistemas dependiendo del sensor: los hay de par o de movimiento (con regulador).

Bicicletas Eléctricas con sensor de par

El tipo de sensor que usan estas bicicletas eléctricas mide el grado de fuerza que el usuario aplica sobre los pedales y de esa manera calcula el aporte proporcional necesario que debe brindar el motor. No es el sistema más habitual porque el costo de sus reparaciones es alto, debido a que resultan algo complicadas y a que para que la asistencia sea integral, el pedaleo debe ser constante y tenaz.

Bicicletas Eléctricas con sensor de movimiento (con regulador)

Este suele ser el sistema más común que se encuentra en la mayoría de las bicicletas eléctricas que hay en el mercado. Funciona de esta manera: en los pedales existe un pequeño sensor que controla el movimiento de los mismos por lo que cuando disminuye el ritmo se activa un controlador que se encargará de proporcionar la energía necesaria de forma progresiva, para que la circulación sea fluida y cómoda. Para que el control lo tenga siempre el usuario en una pantalla o display verá los cambios y con un interruptor que funciona casi como un acelerador, puede darle más potencia a su vehículo.