smart electric bike

No es nueva en el mercado, pero sigue siendo un pedelec (Pedal Electric Cycle) muy apetecible por su calidad, tecnología, diseño y posibilidades de configuración a gusto del cliente. Se puede adquirir en los concesionarios smart.


La smart electric bike tiene un cuadro de aluminio cuyo diseño está cuidadosamente realizado para que la batería quede perfectamente integrada y el aspecto sea moderno. Esta batería se puede extraer y almacena nada menos que 423 Wh, lo que según smart, da una autonomía de hasta 100 kilómetros, si bien este dato dependerá de múltiples factores, como el estilo de conducción, la orografía o el peso del conductor. Necesita 5 horas para recargarse por completo o unas 3 para pasar del 20 al 80 %, tipo de recarga que  será más habitual en el uso cotidiano.  También es posible recargarla activando el modo de recuperación de energía en bajadas o retenciones. Esta frenada regenerativa se puede ajustar hasta en cuatro niveles.

El motor es de 250 W de potencia nominal en la UE (en el Reino Unido tiene 200 W por imperativo legal) y va situado en el buje de la rueda posterior. Gracias a este motor la velocidad máxima de asistencia eléctrica es 25 km/h. La transmisión es por correa (más limpia que una cadena tradicional) y el cambio de marchas, que también está integrado en el cubo trasero, es un SRAM I-Motion de tres relaciones.

Sobre el manillar, además de un indicador que suministra información como la velocidad, distancia recorrida o nivel de asistencia, hay un soporte con toma USB para poner el teléfono móvil.

Las opciones de personalización son extensas. Así, es posible elegir varios tonos para el cuadro, portaequipajes, guardabarros, horquilla delantera fija o con amortiguación, un manillar más alto, un sillín más cómodo, e incluso una corona de hasta tres tamaños para que la cadencia de pedaleo se adecue más a las necesidades y gustos de cada cliente.