Respondiendo a los usuarios I

Muchos de los lectores nos han planteado una serie de dudas que creemos que quizá otros otros compartan, por eso hemos decidido publicar las interrogantes y las respuestas que nuestros expertos dieron a cada una.

¿Es posible hacer ejercicio en una bicicleta eléctrica?

hacer ejercicio en una bicicleta eléctrica
Por supuesto. En realidad esa es la gran paradoja, por que la gente piensa que las bicicletas eléctricas son para personas que no quieren (o no pueden) hacer ejercicio, pero en realidad es todo lo contrario.

La gente que se decanta por las las bicicletas eléctricas (y no por las motos o motocicletas eléctricas) lo hacen específicamente porque quieren hacer más ejercicio y ser más activos.

Las bicicletas eléctricas permiten que todas aquellas personas que no son ciclistas regulares, puedan subirse a una de ellas y experimentar la sensación de libertad que te da el saber que tienes un motor de apoyo y al mismo tiempo ejercitar sus músculos.

Para algunos el temor de encontrar una subida pronunciada o irse muy lejos y no poder volver fácilmente es en realidad lo que les impide practicar el ciclismo. Para otros, sus limitaciones de salud, la edad o la capacidad atlética les detiene. Y para aquellos que la quieren para ir a trabajar, el inconveniente es llegar cansados y sudorosos.

Esta gente se preguntaba: ¿es mejor usar una bicicleta eléctrica híbrida que me permite pedalear tanto como me sienta cómodo o simplemente continuar utilizando otros medios de transporte como los coches o los buses?

Una vez que la prueban, independientemente de donde vivan o de su capacidad física, te encuentras con que la gente comienza a andar en bicicleta con regularidad, ya que siempre saben que pueden llegar a su destino de forma segura, incluso si el terreno es escabroso o están cansados.

¿Cuál es su opinión acerca de permitir que las bicicletas eléctricas circulen por sitios donde los vehículos “motorizados” están prohibidos, como los carriles bici, por ejemplo?

carriles biciCreemos que es un gran ejemplo de que las políticas y normas muchas veces se realizan sin conocer el vehículo del que se habla ni tratar de entender las cuestiones inherentes a los mismos.

En la mayoría de los lugares, las razones detrás de estas normas son de dos tipos:

  • Para controlar la contaminación y el ruido.
  • Para hacer frente a las preocupaciones de seguridad.

La contaminación y el ruido. Esto se ve en los parques nacionales y en las áreas naturales. En la mayoría de los casos, se implementaron normas y reglamentos para evitar que los vehículos propulsados por combustible, circulen por allí ya que estos resultan ruidosos, emiten gases contaminantes y plantean un riesgo real a la naturaleza circundante.

Los motores eléctricos son silenciosos, no contaminantes y no representan ningún peligro para el entorno, por lo que no hay ninguna razón para que no se les permita hacer uso de los senderos naturales.

Seguridad peatonal. Una bicicleta eléctrica se ve, se siente y se maneja como una tradicional. Si bien es cierto que debido a las baterías y al motor pesan un poco más (por ejemplo 25 kilogramos para una bicicleta eléctrica vs. 16 de una bicicleta normal), cuando se toma en cuenta el peso global del vehículo, incluido el de su usuario, la diferencia global entre una y otra es insignificante.

En realidad, una bicicleta eléctrica podría causar casi el mismo daño a un peatón que el que le ocasionaría un choque con una bicicleta tradicional que viaja a la misma velocidad.

Y recuerda que las bicicletas eléctricas tienen su velocidad tope limitada a un máximo de 25 km/h, que es comparable a la velocidad de una bicicleta normal conducida por un ciclista entrenado.

Si tienes más dudas, visita la sección de Preguntas frecuentes en nuestra web BicicletasElectricas365.