Reparto de mercancías en bicis eléctricas. Una idea brillante en expansión

El reparto de mercancías en bicis eléctricas está ganando adeptos a un ritmo considerable. Tiene todo el sentido que sea así, pues la bici eléctrica ofrece una serie de ventajas que resultan muy convenientes. Por ejemplo, tienen un coste de uso contra el que no puede competir ningún vehículo con motor de explosión, su mantenimiento es bajo, su silencio de funcionamiento contribuye a mejorar el ambiente en los núcleos urbanos y dan buena imagen a las empresas que las utilizan.

Este tipo de vehículos eléctricos de reparto se utilizan generalmente para distancias cortas y medias dentro de la ciudad, y también por aquellos sitios donde no está permitido el acceso con vehículos convencionales, como pueden ser zonas peatonales o restringidas al tráfico.

Reparto en bicis eléctricas

Las bicis eléctricas de reparto de mercancías pueden ser de diversos tipos en función del tipo de carga que transporten o de la actividad a la que vayan dirigidas. Los modelos más ambiciosos pueden transportar bultos de dimensiones considerables. Para ello, se prescinde de la rueda posterior (o delantera) y en su lugar se monta una plataforma de dos ruedas entre las cuales va a acoplada una caja de gran capacidad.

Un claro ejemplo de utilizacion de estas bicis o triciclos eléctricos es la empresa Vanapedal. Ellos mismos se identifican como «gestores de microplataformas en los centros de grandes ciudades españolas, como Barcelona y Valencia, repartiendo mercancías en la llamada última milla de reparto». Vanapedal trabaja para Seur, DHL, TNT y ASM.