Prueba: Electrolyte Vorradler S3E 500 W

Las bicis eléctricas más populares son las que tienen un motor de 250 W de potencia. Electrolyte lo sabe, y por eso, la mayor parte de sus modelos tienen esa potencia. Sin embargo, la Vorradler S3E también se puede elegir con uno de 500 W, que como veremos más adelante, da unas prestaciones sorprendentes. Eso sí, el tratamiento legal de la Vorradler S3E es el mismo que el de un pequeño ciclomotor. Su precio, 3830 euros.


No solo ofrece elevadas prestaciones como principal gancho comercial, sino que también se trata de una bici de gran calidad de construcción y tecnológicamente avanzada. La Electrolyte Vorradler S3E tiene ruedas grandes (700 C) posición de conducción cómoda y gracias, en parte, a que el manillar está curvado en sus extremos. Está disponible en una sola talla, que según el fabricante, es apropiada para personas entre 160 y 190 centímetros de estatura. Pesa 24 kg, que está en sintonía con sus dimensiones y gran capacidad de la batería.

El equipamiento es muy abundante y no falta prácticamente de nada para aventurarse cada día dentro de la ciudad. Cuenta con guardabarros, portaequipajes, pata de cabra, espejo retrovisor, una potente luz delantera y luces traseras de posición y frenado. Es posible personalizarla al gusto del cliente con algunos extras y decoraciones.

Sobre el manillar hay un display que permite elegir entre cinco modos de conducción de mayor a menor asistencia eléctrica. Hemos probado el nivel 5, es decir, el de máximo apoyo eléctrico y ciertamente la impresión que se tiene es bien distinta a la de una bici tradicional de 250 W. En ciudad, el ritmo de marcha que se puede mantener dista poco del resto del tráfico. Llega  hasta 40 kilómetros por hora con gran facilidad y puede llegar hasta 45 km/h. A esta velocidad, la Vorradler S3E se muestra estable, segura y silenciosa. La entrega de potencia del motor eléctrico es más o menos intensa en función de la fuerza que haga el ciclista sobre los pedales. Es una buena alternativa al clásico ciclomotor de 50 centímetros cúbicos. Frente a éste, ofrece como principales ventajas que su manteniento es más bajo, no hace ruido y es más saludable pues permite hacer algo de ejercicio físico.

La batería (14,5 Ah y 36 V, fabricada en Alemania) va ubicada entre el triángulo principal del cuadro. Está asegurada con una cerradura para evitar robos. La autonomía estimada es de unos 90 kilómetros, cifra que puede variar en función del tipo conducción que se realice.