La bicicletas eléctricas Vintage

Hay un montón de opciones para elegir si eres de los que buscan estrenar sillín montados en una bicicleta eléctrica, pero en realidad la mayoría de los modelos tiene un diseño bastante convencional y se parecen mucho a las bicicletas tradicionales.

En un mercado en constante evolución como es el de las bicicletas eléctricas, se está volviendo cada vez más difícil para las empresas destacar. Por esta razón desde Santa Clara, California, están atrayendo a los conductores del presente con recuerdos del pasado.

Del pasado al presente

Vintage Electric presentó tres modelos de bicicletas eléctricas de inspiración Retro que darán mucho juego a la hora de elegir con cual quedarse: la Cruz, la Scramble y la Tracker. Gracias a su estilo y lo novedoso del diseño, estas bicicletas eléctricas están llamando mucho la atención.

Si bien estas bicicletas eléctricas parecen recién salidas de un viejo taller de mediados del siglo pasado, en realidad son engañosamente modernas, ofrecen un antídoto a la idea de la obsolescencia programada y todo ello con un innegable toque artesanal.

La idea central de la empresa fue la de “resistir el paso del tiempo” sin oponerse, por eso el paquete de baterías y el sistema electrónico de las bicicletas eléctricas Vintage están alojados en cajas de aluminio que emulan un pequeño motor bicilíndrico en V.

Las baterías que se emplean en los tres modelos son de iones de litio de 52V 13.5Ah, que les dan a estas bicicletas eléctricas una autonomía de unos 56 kilómetros y solo toma aproximadamente dos horas recargarlas nuevamente al 100%.

Las bicicletas eléctricas Vintage lo tienen todo

La Cruz tiene un marco de acero cromado, mientras que para la Tracker y la Scramble el marco es de aluminio, logrando con ello una bicicleta eléctrica más ligera y ágil. Todas traen potentes faros de tres funciones y las luces traseras son opcionales.

La fuerza motriz de estas bicicletas eléctricas se la da un motor eléctrico de 3000W trasero, que puede funcionar en modo Street o calle (250 a 750 W) a velocidades de hasta 32 km/h o cambiar al modo de carrera, con lo que la velocidad máxima se dispara hasta los casi 60 km/h.

Cualquiera de las tres opciones de bicicletas eléctricas Vintage es capaz de detenerse casi de inmediato, ya que los fabricantes han elegido los frenos de disco hidráulicos Shimano Alfine y todos los modelos incorporan un sistema de frenado regenerativo capaz de recargar la batería.

En cuanto a los detalles que diferencian a las bicicletas eléctricas Vintage de las demás encontrareis profusión de maderas y cuero, toques retro como el sillín que tiene muelles, combinados de forma artística con potentes leds y materiales de última generación.