Flebi Supra. Prueba. El tope de gama de Flebi a un precio realmente competitivo

Flebi se centra en la fabricación de bicis eléctricas ligeras y plegables. De ahí su nombre, floding & light ebikes.


La Supra es la bici más costosa de la gama Flebi, la más potente (su motor es de 250 W), la que tiene el mejor sistema de plegado y la que está preparada para desplazamientos más largos y exigentes. Puede alcanzar una velocidad máxima de 25 km/h, que recordemos que es el máximo legal para una bici eléctrica.

Esta bici está disponible actualmente desde 749 euros, gracias a los 200 euros de descuento que supone el vigente Plan PIMA Aire 4. Por ese precio, que se sitúa entre los más bajos de la competencia, tenemos una bici bien equipada (tiene guardabarros, portaequipajes, timbre y un cambio interno Nexus de tres velocidades) de buen aspecto, correcta calidad y muy funcional para desplazamientos cotidianos.

Se trata de una bici más bien ligera (17,5 kg) para lo que es habitual y  de rueda pequeña (16 pulgadas). Su batería es de litio y va integrada en el tubo principal del cuadro, de donde se puede extraer con total facilidad. Esta batería almacena energía suficiente para permitir una autonomía de 40 kilómetros, según el fabricante. Esta cifra es algo menor, en torno a los 35 kilómetros, si se usa constantemente la mayor entrega de potencia y algo mayor si se circula con la mínima asistencia posible. Desde un pequeño display que hay sobre el manillar se pueden seleccionar tres niveles de asistencia eléctrica. Ahí también está el botón que conecta el sistema eléctrico de la bici, más otro denominado 6 km, que si se mantiene pulsado mueve la bici a la velocidad del paso humano sin necesidad de dar a los pedales.

La Flebi Supra es cómoda gracias a que tiene suspensión posterior. Este efecto amortiguador se consigue gracias a un taco de caucho dispuesto entre la parte posterior de la bici y el tubo del sillín. La postura de conducción es erguida y cómoda. Existe la posibilidad de ajustar la altura del manillar  y naturalmente del sillín.

La facilidad de plegado de la Flebi Supra es quizá su aspecto más sobresaliente, y prácticamente no hay competidores que presenten uno similar. La parte trasera se pliega con sólo liberar una palanquita que hay justo detrás del sillín y haciendo con unos movimientos que apenas suponen esfuerzo .Una vez hecho esto, la bici permanece en pie y se puede empujar gracias a unas ruedas dispuestas en el portaequipajes. El resultado de esta operación es que la longitud se reduce unos cuarenta centímetros, dando como resultado unas dimensiones realmente compactas perfectamente compatibles con los ascensores de tamaño reducido. La Flebi Supra se puede plegar aún más, pero eso ya requiere operaciones algo más laboriosas.

Entre las cosas a mejorar, está la falta de iluminación (que se puede solucionar con poco dinero recurriendo a los múltiples dispositivos que oferta el mercado), que el sillín queda algo bajo para los ciclistas más altos y que el pedal interior de la curva, si lo llevamos en su posición más baja, en ocasiones roza en el suelo al tomar los giros más pronunciados.