El patinete eléctrico 100 % español

Jose Piñol es un estudiante con muchas ganas de hacer cosas nuevas, pero claro, estudiar es una ardua tarea en la que se debe invertir una cantidad ingente de tiempo, por lo que muchas de sus geniales ideas han tenido que ser relegadas para cuando le fuera posible realizarlas.

Otro de los problemas es que lamentablemente en nuestro país no se subvenciona con facilidad a los inventores y para colmo de males las iniciativas I + D no están ni monetaria ni logísticamente apoyadas, así que quien quiere hacer algo diferente debe buscarse la vida solito.


Mezclando talento, inventiva, creatividad y sus magros recursos, José ha logrado crear un patinete eléctrico de reducidas dimensiones, que emula a los Segway, pero en vez de los 6000 que vale esta, el “casero” made in Spain, tiene un costo real de unos pocos cientos de euros.

José bromea diciendo que su “vena artística” está atrofiada, por eso el diseño exterior del aparato no es una maravilla futurista, pero sí que cumple con lo que él siempre soñó: ser su primer vehículo eléctrico, construido con sus propias manos y parecido a su admirado pero inalcanzable (económicamente hablando) Segway.

Este “scooter” tiene una estructura de aluminio que sostiene motores y ruedas recubierta de fibra de vidrio que José eligió pintar de color rojo. El manillar (también de aluminio) se une a la estructura principal por medio de un rodamiento que es además el timón del vehículo ya que indicará la dirección (izquierda o derecha) que éste tomará.

Tiene dos motores de 500 w y 24 v (uno para cada rueda de 390 mm) que incorporan una reductora y conforman el sistema de tracción eléctrica y la batería está constituida por veinte pilas en serie, tipo D de 12Ah y Ni-Mh. Como el scooter incluye un cargador para este pack de pilas, se convierte en un vehículo del tipo plug in o sea “enchufable” a cualquier red de carga.

Mediante lo que Jose llama un “cerebro”, que es un microcontrolador (Atmega 128) y varios sensores, se conocen datos importantes para la correcta y segura circulación, como es la carga de la batería y el consumo de la misma, la velocidad y el sentido de desplazamiento, la inclinación que puede tener la plataforma, etc., datos que se reflejan en un display del tipo LCD que está en el manillar.

También tiene incluido un programa muy fácil de usar que se despliega seleccionando una serie de pulsadores y que le permite al usuario optar por cambiar parámetros sencillos, como es por ejemplo el del tipo de conducción: para principiantes (fácil), normal o para expertos (avanzada).