El ‘despegue’ de las bicicletas eléctricas en Corea del Norte

electricbike1200_afp

Poseer un vehículo de cuatro ruedas ha sido durante mucho tiempo un signo de estatus económico entre los ciudadanos de Pyongyang, capital de Corea del Norte, una urbe empobrecida y aislada, pero desde que ha llegado el boom de las bicicletas eléctricas son el medio de transporte preferido y más ansiado para los norcoreanos.

Un sueño

Hasta ahora los ciudadanos de esta país solo accedían a bicicletas a pedal que les proveía su vecino, la gigantesca China, pero al parecer las ebikes (del mismo origen) han llegado a esta nación con intenciones de quedarse y de acaparar el mercado.

Mientras que las bicicletas a pedales siguen predominando en las amplias avenidas de Pyongyang, la tendencia de las bicicletas eléctricas que comenzó en el año pasado es según los residentes locales y extranjeros de la capital de Corea del Norte, el nuevo sueño a alcanzar.

“No solo es más cómoda y menos cansadora, sino que se puede acarrear con ella un pequeño equipaje”, dijo Kim Chol Jin, un estudiante de informática de la Universidad de Tecnología local, que mostró su vehículo muy orgulloso a los periodistas que acudieron a un congreso Científico.

Otros varios ciclistas que circulaban en sus bicicletas eléctricas se acercaron a dar testimonio de sus experiencias con este tipo de medio de transporte; como es el caso de un señor mayor que volvía de su trabajo y que explicó que: “Mi esposa me compró esta bicicleta para ayudarme a acortar mi viaje”.

Prácticas, pero no baratas

Una bicicleta hecha por una empresa china llamada Anqi es la que parece acaparar la mayor parte de las ventas, ya que su precio en el mercado al cambio actual es de unos 350 euros, cifra que a los europeos puede parecernos muy barata pero que en el país surasiático es bastante significativa.

Pero no es la única ya que Ou Xiongfei, gerente de ventas de otra compañía, la Benling Ciclo Tech Limited Co de Dongguan, China, dijo que sus motocicletas y bicicletas eléctricas se exportan a través de empresas comerciales a países como Argentina, Irán y especialmente a Corea del Norte.

A man pushes an electric bicycle over the bridge in Pyongyang

Eternos problemas: electricidad y organización

La proliferación de las bicicletas eléctricas sigue a otra reciente tendencia de los consumidores locales: un aumento en el uso residencial de bombillas de luz LED y de paneles solares, para paliar la escasez casi crónica de electricidad que padece el país.

Tan importante resulta el tráfico de bicicletas eléctricas en la capital norcoreana que las autoridades locales se han planteado comenzar a trazar los primeros carriles bici, en vistas a mejorar los problemas de seguridad vial con los que lidian a diario.

El tráfico está aún muy lejos de llegar al caos provocado por los embotellamientos, pero las bicicletas eléctricas que no cuentan con límites de velocidad se han unido a los taxis, a una creciente flota de vehículos particulares y a los trolebuses de la era soviética que recorren la capital desde hace décadas y que al estar conectados a la red eléctrica local que suele tener fallos frecuentes, es usual que queden parados en medio de las calles.

La solución de tener paneles solares y bicicletas eléctricas es para los vecinos de Pyongyang la mejor alternativa en un sitio donde la energía puede cortarse en cualquier momento y se hace necesario un vehículo eficiente para cubrir los traslados, ya sea al colegio, al trabajo o para pasear.

Electric bikes take off in North Korea