Audi e-bike Wörthersee

Es la bici eléctrica de Audi. De momento es un prototipo en fase de desarrollo. No es una ebike específicamente desarrollada como medio de transporte, sino también para un uso deportivo. Según Audi, esta bici explora los límites de lo que es técnicamente factible en términos de diseño, ligereza de construcción (pesa 22 kg), movilidad eléctrica y conectividad.

El aspecto de esta Audi e-bike es futurista. Así, cada uno de sus componentes, incluso los pedales han sido desarrollados por el equipo de diseño de Audi. El cuadro es de fibra de carbono y su peso es 1,6 kg. Este cuadro se complementa con un sistema de suspensión delantera (de horquilla invertida y 130 milímetros de recorrido) y trasera. Otras características son que los frenos tienen accionamiento hidráulico y que la altura de la tija del sillín se puede controlar de forma remota desde un mando que hay en el manillar. 

no images were found

El propio cuadro sirve de alojamiento al motor, que está ubicado junto al eje de los pedales, al cual transmite su fuerza directamente. La batería también está alojada en el cuadro; pesa unos 5 kg y es de 48V. Su capacidad de energía es 530 Wh y se recargar por completo en una toma de corriente doméstica de 230 V en dos horas y cuarto.

El motor eléctrico tiene nada menos que 2,3 kW de potencia máxima. Hay cinco modos de conducción, algunos de los cuales exigen mover los pedales para que el motor suministre potencia, y otros en los que no es necesario, con lo que esta ebike funcionaría de forma parecida a una moto eléctrica.

Estos cinco modos de conducción se denominan: Pure, eGrip, Wheelie, Power Wheelie y Balanced Wheelie. En el modo Pure, el motor asiste el pedaleo hasta una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora, mientras que en el modo eGripe, no es necesaria la intervención del ciclista sobre los pedales y la velocidad máxima posible es 50 km/h. Los modos de conducción Wheelie están orientados a ayudar al ciclista, no iniciado o experto, a conseguir circular con la rueda delantera levantada.

Como colofón a este despliegue tecnológico, hay una red WLAN que comunica la bicicleta con el smartphone del usuario. Algunas de las funciones que se pueden realizar desde el teléfono gracias a esta red, es la desconexión del inmovilizador de la bicicleta o enviar vídeos o imágenes recogidos durante el trayecto a Internet. Adicionalmente, hay un ordenador de viaje integrado en el manillar con pantalla táctil desde el cual es posible seleccionar el modo de conducción y la asistencia al pedaleo que se desea que proporcione motor eléctrico. También muestra la velocidad a la que se circula, distancia recorrida, estado de carga de la batería o energía consumida.